¿Cómo ayudar a los niños y jóvenes a sobrellevar la vida en tiempo de pandemia?

¿Cómo ayudar a los niños y jóvenes a sobrellevar la vida en tiempo de pandemia?

Comparta las actividades en familia, los niños y jóvenes necesitan sentirse amados y protegidos.

Es importante destacar en primer lugar, que los niños y jóvenes tienen un cerebro en pleno desarrollo, eso implica que toda conducta o patrones de conductas no van a ser estables ni duraderas, sin embargo el cambio brusco de socialización y el encierro rígido que tuvimos este año podrían afectar en la conducta de los más pequeños y de nuestros jóvenes.

Los adultos son el espejo donde se reflejan los niños y jóvenes, ellos reaccionan y aprenden observando a los adultos de su ambiente primario, en la casa, o en el entorno en que se relacionan.

Si los padres y/o cuidadores  manejan todo lo referente a la pandemia y al Covid-19 con calma, con seguridad, con un buen manejo de las emociones, estos repercutirán en la conducta de los hijos, sobre todo manejar las  informaciones sobre el tema, con responsabilidad, con sensatez, así podrán transmitir estos actos asertivos a los más pequeños en casa.

Los adultos deben estar atentos a los cambios de comportamientos, tanto en niños como en los jóvenes.

Todos somos diferentes, los niños y los jóvenes reaccionan en forma diferentes ante una crisis del estrés o cambios en la conducta social impuesta por el Gobierno.

Esta es una lista de señales de alarma a tener en cuenta:

  • Excesivo llanto o permanente irritabilidad en niños más pequeños.
  • El retorno de conductas que ya habían superado Ejemplo: mojar la cama, las rabietas, volvió el biberon que ya se había dejado.
  • Preocupación excesiva, o tristeza sin razón en los jóvenes.
  • Hábitos de alimentación desequilibrados, poco tiempo de sueño.
  • Bajo rendimiento académico, le cuesta llevar el hilo de responsabilidades en el ambiente escolar y ayuda en las tareas en casa.
  • Problemas de la concentración y la atención notados a simple vista.
  • Abandono a las actividades que antes les encantaba.
  • Encierro en habitaciones, poca interacción con adultos de la casa.

Mamá , Papá, cuidadores, ¿Cómo pueden ayudar a sus hijos?

Con los niños hasta 5 años:

Háblele con la verdad del Covid-19, en términos sencillos.

Háblele de la verdad con respecto al Covid-19, explíquele en términos sencillos, qué está pasando en nuestro país y en todo el mundo. No mentirles, explicarles en qué consiste la enfermedad, que lo importante es que depende de todas las personas sobrellevar esta enfermedad, cumpliendo los protocolos sanitarios, de lavados de manos, la utilización del alcohol en gel, el uso de tapabocas etc. Y recuerden que los adultos son los espejos donde los niños y jóvenes se reflejan.

Salir a jugar con los niños al patio, en la sala, en la habitación.

Es muy importante jugar con los niños, ellos aprender jugando, los padres se relajan mentalmente jugando con sus hijos.
  • Los niños aún no pueden salir a compartir ambientes sociales con otros adultos, todo se debe hacer en casa. (en lo posible)
  • A los niños les encanta el juego, el mayor porcentaje de aprendizajes lo hacen por medio del juego. Por momentos los padres y/o cuidadores deben despojarse de su condición de adultos y salir a jugar como un niño más, primero es una excelente terapia para relajar la mente del adulto, con las risas y corridas con los niños los beneficios para ambos es incalculable. Pruébelo.
  • Demuéstrale importancia a todas las actividades que realiza su hijo. Ej. Si está pintando o dibujando, preguntarle a quién está dibujando, cómo se llama su dibujo, y si quiere que se le ayude a pintar o a dibujar.
  • El niño se sentirá importante, y sentirá apoyo. Los niños hasta la edad de 5 años precisan de mucha seguridad, y de muestras  de cariño.
  • Díganle constantemente que lo quieren mucho, que lo aman. Los niños necesitan escuchar muchas veces que lo quieren, el adulto nunca lo debe dar por sabido esto.
  • Responda correctamente, en términos sencillos, todas las veces que el niño le pregunta algo. TENGA PACIENCIA POR ELLOS. El “te lo dije mil veces” no está admitido.
  • Los niños aprenden por repeticiones, nunca lo de por sabido nada, el niño por más que ya aprendió necesita estar seguro. Es normal es parte de su aprendizaje.
  • Si algo hace mal, no lo regañe, está aprendiendo, aliéntalo con el: “tú puedes hijo, ya te va a salir”. Ellos se sentirán respaldados.

Con los jóvenes.

  • Limitar en la familia el acceso a las noticias con respecto al Covid-19.
  • Tranquilice a su hijo al decirle que está a salvo. Dígale que está bien si se siente disgustado. Cuéntele cómo controla su estrés de modo que pueda aprender a manejar la situación a partir de su ejemplo.
  • Dé el ejemplo. Tómese descansos, duerma bien, ejercítese y coma bien. Mantenga una conexión con sus amigos y familiares.
  • Pase tiempo con su hijo en actividades que disfrutan, como leer juntos, ejercitarse, jugar juegos de mesa.
  • Los jóvenes están pasando por un proceso de desarrollo de profundos cambios, ténagalos paciencia y comprensión, es mucho el trabajo de entenderse a ellos mismos. El saber qué les está pasando. Por más que no les pida, les está necesitando, hàblele. Compréndale.

El cuidado de la salud mental de toda la familia es muy importante.

El cuidado de la salud mental, es una parte importante del bienestar y la salud en general. Todo lo que pasamos en estos tiempos de pandemia nos afecta en la manera de pensar, sentir y actuar. También afecta la manera en que manejamos el estrés, nos relacionamos con los demás y tomamos decisiones durante una emergencia, el control de las emociones es clave para la toma de decisiones correctas.

Las personas con problemas de salud mental prexistentes o trastornos por consumo de sustancias pueden ser especialmente vulnerables en una emergencia. Las afecciones de salud mental (como depresión, ansiedad, trastorno bipolar o esquizofrenia) afectan la manera de pensar, sentir y comportarse de una persona de manera tal que influye sobre su capacidad para relacionarse y desempeñarse a diario.

Debemos valorar y celebrar la vida, es tiempo de crisis y de pérdidas, debemos cuidarnos a nosotros mismos y a nuestra familia. Mantener la mente con pensamientos positivos equilibrados, y no otorgar poder a nadie para que nos saque de nuestros ejes emocionales.

Si tu cambias, todo tu entorno cambia.

Francisco Javier Samudio Rojas.

Licenciado en Psicopedagogía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *