“La casa del horror” fue declarada Patrimonio Municipal de la ciudad de Asunción, fue escenario de dos crímenes con 105 años de diferencia.

“La casa del horror” fue declarada Patrimonio Municipal de la ciudad de Asunción, fue escenario de dos crímenes con 105 años de diferencia.

La casa está ubicada en las calles Oliva y Montevideo, en el año 2018 fue escenario del asesinato de toda una familia. 105 años atrás, en el año 1913 también está casa fue escenario de otro crímen.

“La casa del horror” ubicada en la calle Oliva y Montevideo.

Perteneció al Arq. Eduardo Alfaro, nieto del también Arq. Miguel Angel Alfaro quien fue el que la diseñó para el domicilio del Dr. Mario Luís de Finis un destacado médico de la Guerra del Chaco.


Actualmente pasó a manos del Estado Paraguayo por ser declarada Patrimonio Municipal.

Ésta vivienda está ubicada en Oliva Y Montevideo, centro mismo de Asunción.

¿Por qué se la llama “La casa del horror?

Se la conoce como “La casa del horror” ya que en esa casa fueron asesinadas, enterradas y luego desenterradas 5 personas, miembros de una familia en octubre del 2018.

Ésta hermosa casa con detalles arquitectónicos únicos, fueron testigos de un horrendo masacre en el cual fueron asesinados todos los integrantes de una familia: Dalma Rojas Rodas; su padrastro, Julio Rojas del Valle; su madre, Elva Rodas, y sus hijos de 4 y 6 años, fueron asesinados a puñaladas.

En el año 1913 Ítalo de Finis asesinó de dos balazos a su amigo, en ésta misma casa, por celos.

En el año 1913, ésta casa era hermosa, pero estaba signada por el infortunio, el crímen y el horror.

Ocurrió hace 105 años en la casa ubicada en Oliva casi Montevideo. Si, la misma, la que hoy conocemos como la “Casa del horror”.

El doctor Italo de Finis fue padre del también médico Mario Luis De Finis Grassi, gran investigador y de relevante gestión en la guerra del Chaco. Dos crímenes en 105 años, en el mismo lugar (propiedad de la familia de Finis), con la misma edificación original, impulsado por los celos, pareciera ser materia para un tratado de macabras coincidencias. La locura citada por el doctor de Finis para explicar el asesinato de su amigo, tiene semejanza con la locura esgrimida por el joven Bruno Marabel tras supuestamente matar a sus cinco víctimas: “No sé lo que me pasó”, expresan ambos.

Así relató el Dr. De Finis cómo asesinó a su amigo por celos, en medio de una locura descontrolada.

“A las dos de la tarde salí de mi domicilio en dirección al hotel Cosmos, para de allí dirigirme a la Oficina Química Municipal, del que soy jefe. Unos cuantos análisis me retuvieron hasta las tres y media. Antes de volver a casa, di mi visita médica a un niño enfermo”, comienza su relato el doctor de Finis.

Luego vendrá la explicación de la parte final de su acto homicida, claramente impulsado por los celos.

“Entré a mi casa por la puerta de servicio que da a la calle Oliva. Y al atravesar el pequeño patio que da a mi despacho, la sirviente Angela Chaparro, que tenía en brazos al más pequeño de mis hijos, me avisó que el ministro Pittaluga había llegado poco antes de visita. La noticia no me extrañó. El señor Pittaluga parecía ser uno de mis mejores amigos y nunca mi puerta estuvo cerrada para él”

“Desde mi despacho oí claramente las voces de mi mujer y la del ministro Pittaluga. Luego reinó un profundo silencio, después no se lo que me pasó. La duda golpeó rudamente mi cerebro. Tomé el revólver que tenía guardado en uno de los cajones de mi escritorio, esgrimí amenazante, abrí de golpe la puerta. Hubo protestas de inocencia… Pero mis nervios en poderosa tensión, y mi cabeza trastornada, obligaron a mis dedos a oprimir por dos veces el disparador”, culmina su relato.

La prensa de aquella época tituló: “La tragedia de Asunción” lo sucedido en la casa de Oliva y Montevideo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *