Miguel Almirón el paraguayo que brilla en Inglaterra, gracias a su familia y a un Dt. que lo apoyó, luego que un club lo haya echado por ser muy flaco.

Miguel Almirón el paraguayo que brilla en Inglaterra, gracias a su familia y a un Dt. que lo apoyó, luego que un club lo haya echado por ser muy flaco.

Miguel Almirón siempre fue apoyado por su familia para poder cumplir su sueño.

Miguel Ángel Almirón Rejala, 26 años, es un futbolista paraguayo que triunfa en el Newcastle del fútbol inglés. Actualmente es un alto referente del fútbol paraguayo en el exterior, lleva la 10 en la espalda en el seleccionado de Paraguay.

Es un jugador muy versátil, juega de enganche, en la media punta, por izquierda o por derecha. Juega y siempre rinde bien en el puesto que se lo asigne. Y tiene una personalidad de bajo perfil, con una bondad increíble que conquista a todos sus compañeros apenas pisa un vestuario. Hoy te traemos la historia de Miguel Almirón.

Como la mayoría de los exitosos jugadores de fútbol, su origen se remonta de la pobreza y escasez.

Miggy, como le llaman sus amigos y familiares a Miguel Almirón, nació el 10 de febrero de 1994 en Asunción, capital del Paraguay.

Proviene de una familia pobre pero muy trabajadora, su joven madre Sonia Almirón, trabajaba de cajera de un supermercado, su padre Rubén Almirón, quien se desempeñaba como guardia de seguridad.

El centrocampista paraguayo está casado con Alexia Notto.

El amor al fútbol y a la pelota lo lleva en la sangre.

El “Miggy” de niño, ya pintaba como crack.

Paraguay es un país con un alto porcentaje de pobreza, como muchos niños  de este país, Miguel Almirón no podía darse el lujo de patear una pelota de verdad. Con otros amigos y compañeros de escuela, venían caminando y corriendo, chutando: papel, madera  hasta piedra, simulando ser un balón de fútbol y soñando estar en un campo de fútbol donde la numerosa hinchada coreaba su nombre, ya de grande esos sueños pudo cumplirlos a cabalidad.

“Solía tener agujeros en las suelas y cerca del pulgar. Donde yo crecí, en Paraguay, no había mucha gente que pudiera permitirse un balón de fútbol de verdad. Así que mis amigos y yo solíamos dar patadas a cualquier cosa, sin importar cuántos zapatos rompíamos. Cuando llegaba del colegio, mi mamá se me quedaba mirando siempre con la misma cara. No necesitaba preguntar qué había pasado. Ella ya lo sabía”, comenta en una entrevista para un diario asunceno.

Sus inicios en el Club 3 de noviembre del barrio San Pablo de Asunción.

Se inició en la Escuela de Fútbol de su barrio, el club 3 de Noviembre, su delgada figura comenzó a hacer las rápidas y largas zancadas en el campo con poco pasto, mezclado con islas de tierra roja.

 En las gradas de madera que se derrumban lo acompañaban y lo alentaban su madre y su padre, los parches debajo de los postes de la portería y los mechones de hierba densa en los costados del campo en el estadio del Club 3 de Noviembre en el barrio San Pablo de Asunción fueron testigos de los humildes comienzos de Miguel Almirón que hoy brilla en el Newcastle de Inglaterra.

Su padre Rubén Almirón, su tío Diego Almirón o su abuelo, eran los que les acompañaba en las prácticas y en el sinuoso camino del sueño de lograr ganar dinero para sacar de la pobreza a la familia.

Su primer Dt. fue el profesor Juan Armando Paiva: “La verdad que uno no puede pensar en el futuro, pero teníamos una esperanza en él. Era muy rápido y aprovechábamos siempre eso, era uno de los indicados, también muy disciplinado y callado“ comentó a un portal de noticias.

Almirón decidió probar suerte en un club más importante, el Club Nacional de Asunción: lo rechazaron por ser muy flaco.

En el Club nacional de Paraguay, no tuvo mucha suerte, no valoraron sus buenas condiciones futbolísticas, y algunos DT’s  del club con nula proyección, no lo apoyaron y terminó rechazado por el club por aparentar débil y flaco.

“Las pruebas no fueron realmente pruebas. Solamente unos ejercicios sencillos y una charla sobre tácticas y estilos de juego. No pude demostrar mi talento. Pero a Nacional no le importó. Dejaron bien claro que no podía jugar para ellos por mi tamaño. ‘Es demasiado flaco’, nos dijeron a mi padre y a mí. ¿Demasiado flaco? Tenía 14 años. ¿Qué se supone que tenía que hacer?” se preguntaba el ídolo del Newcastle y de la Albirroja.

Desembarcó en el “Ciclón” de barrio obrero, Cerro Porteño sería el gran trampolín de su carrera.

Almirón pegó el grito de campeón con Cerro Porteño en el año 2013 y 2015.

De aquella mala experiencia en Nacional, y con el aliento constante de sus familiares, de todos, pero en especial de su madre que una vez le tuvo que regañar de abajo para arriba por faltar un día a las prácticas.

Pero el milagro sucedió y le consiguieron para ir a unas pruebas en uno de los clubes más grandes de Paraguay, el club Cerro Porteño, estaba en la lista entre más de 300 jóvenes en su posición, no se rindió nunca, y encontró su “angel de la guarda” un técnico del club de Cerro Porteño de nombre Hernán Acuña que sí confió en él y le dio una oportunidad: “Me dijo que iba a darme 5 partidos para demostrarle qué clase de jugador era. Lo hice tan bien que terminé jugando toda la temporada y siendo el capitán del equipo. A partir de ahí, mi carrera profesional fue tomando forma”, declaró Almirón a una prensa escrita.

En Cerro Porteño debutó en primera oficialmente el 10 de marzo del año 2013, contra un agrandado Deportivo Capiatá, bajo la dirección técnica de Jorge Fossatti

Su primer gol en el ciclón lo convirtió una tarde de jueves del 18 de abril del 2013, contra Rubio Ñu en la “Arboleda” fue de un tiro de esquina ejecutado por Julio Dos Santos y peinado por Romero y aprovechando el mal despeje de la defensa le quedó para la zurda de Almirón que con un fuerte bombazo a media altura “rompió” la red del arco rival.

Con el ciclón hizo una gran carrera, Campeón en el Clausura de 2013, y Apertura del 2015.

Su siguiente destino sería en el Lanús del fútbol argentino.

El 11 de agosto del año 2015, se concretó su transferencia al fútbol argentino en el Club Atlético Lanús por un monto aproximado de 2 millones de dólares. Sólo duró una temporada, un año bastó para ganarse el cariñó de los granates que lo llamaban “el Messi paraguayo”

El “fideo” al Major League Soccer por 11 millones de dólares.

Ya estando en Lanús, Miguel cuenta que no supo cómo reaccionar la vez que se enteró que Martino lo iba a llamar para tratar de convencerlo a jugarse por la MLS. Si bien ya era una estrella y mimado en el fútbol argentino, él no asimilaba que el técnico al que más admiraba, se iba a tomar la molestia de hacerle llamado.

 “¿Qué se supone que le tenía que decir al Tata Martino? ¿Y si me pregunta por mi posición o algo sobre fútbol y digo algo estúpido? Casi prefería que no sonara el teléfono. ¿Puedes creerlo? No quería ni contestar al teléfono de lo nervioso que estaba.

En diciembre del 2016 Miguel Almirón viajó al Atlanta United de Estados Unidos, que pagó por su pase 11 millones de dólares.

En el Atlanta United, logra convertir 12 goles y 13 asistencias en 32 partidos.

Su figura delgada y con rápidas corridas que se convertían en goles, esta vez ya se vislumbraba otra cumbre de carrera, ésta, la que más satisfacciones le brindaría.

Sueño cumplido de Almirón, el Newcastle pagó una suma record por su pase.

El 31 de enero de 2019 el Newcastle del fútbol inglés hizo su anuncio oficial el fichaje de Miguel Almirón hasta junio del 2024, por una suma de 26 millones de dólares superando el fichaje Michael Owen en el 2005 por 20 millones de dólares.

Alimirón entró al podio de los goles más tempraneros del Newcastle.

El sábado 12 de diciembre Miguel Almirón convirtió el gol más tempranero del Newcastle, fue en el Estadio James Park cuando con un resultado ajustado ganó al West Bromwich Albion por 2-1.

El tempranero gol del “Miggy” se vino a los 19,98 segundos, para el delirio de la hinchada del Newcastle.

3 comentarios en «Miguel Almirón el paraguayo que brilla en Inglaterra, gracias a su familia y a un Dt. que lo apoyó, luego que un club lo haya echado por ser muy flaco.»

    1. Hola Isabel, así es Miguel ha conseguido mucho éxito, gracias a su perseverancia y por sobre todo al apoyo que le brindó constantemente la familia. Muchas gracias por escribirnos y por leernos. Que tengas un excelente día. Saludos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *